full screen background image

¿Qué visitar?

Testimonios silenciosos e incondicionales de un rico y glorioso pasado son algunas de las muchas huellas que nos ha dejado la historia a lo largo de los años: un emocionante viaje a la época de los íberos de la mano de la Ciudadela Ibérica, donde se combinan armoniosamente la investigación arqueológica y los aspectos lúdicos, pedagógicos y turísticos; los restos de dos cisternas de la antigua villa romana del Vilarenc; el traslado a la vida de épocas pasadas entre las murallas del Castillo Medieval de la Santa Creu, dotado de una de las más singulares panorámicas de Calafell, la obligada visita a la iglesia de Sant Miquel, situada en el moderno barrio de Segur de Calafell; la visita a una de las ya casi inexistentes casas de pescadores: el Museo Casa Barral, donde el entrañable escritor Carlos Barral pasó largas y agradables temporadas, bajo la atenta mirada de la playa calafellense; las Casas de Indianos, como Cal Bolavà o Cal Perico,  el Monumento al Pescador, el Bote Salvavidas – símbolo de identidad para muchos calafellenses, con una singularidad inimitable: dar vueltas sobre si mismo y volver siempre a su posición original -… son algunos de los muchos y maravillosos ejemplos de nuestro patrimonio. No hemos de olvidarnos del magnífico campo de golf de la Graiera, un campo de 18 hoyos, apto para todos los niveles y caracterizado por los grandes lagos situados estratégicamente, y espectaculares vistas. El edificio de la antigua cofradía de pescadores, el emblemático “Peso”, se ha convertido en un centro de interpretación del Calafell pescador que explica una parte del pasado colectivo, de la historia más reciente del barrio marítimo. Un espacio creado para mantener vivo el legado de la playa “con más madera” del litoral catalán, tal como la describía el escritor Carlos Barral. Conocer cómo vivía y estructuraba su comunidad: la relación entre patrones y partícipes, los trabajos de mar y de tierra, sus expresiones sociales y culturales, en definitiva, una forma de vida que nos transporta al siglo pasado.

Las tres arterias principales del municipio se reparten en tres núcleos diferenciados: 
– Calafell, la zona más rural, antigua y tranquila. 
– La Playa de Calafell, pueblo de pescadores, donde el fenómeno turístico ha convertido esta parte del municipio en una zona comercial, gastronómica y de recreo. Su oferta lúdica es amplia y variada. 
– Segur de Calafell, presume de contar con una amplia playa y un moderno puerto deportivo. 

Calafell es mucho más que sol y playa. DESCUBRE, SORPRÉNDETE Y DISFRUTA de los hermosos espacios que encontrarás en nuestro municipio.